El ABCD para reconocer entre un lunar benigno y un melanoma. The University of Chicago Medical Center

melanoma

Aprenda a reconocer entre un lunar benigno v/s un lunar maligno y los cuáles son los diferentes tipos de cáncer de piel. Artículo publicado por The University of Chicago Medical Center

 

 

 

Cáncer de la Piel

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es un tumor maligno que se produce en las células de la piel y representa mas de 50 por ciento de todos los cánceres. Sólo en los Estados Unidos, en 2008 se diagnosticará cáncer de piel tipo no-melanoma a mas de 1 millón de estadounidenses y melanoma a 62.480, según la Sociedad Americana del Cáncer (American Cancer Society).

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de piel?

Hay tres tipos principales de cáncer de piel:

Nombre Descripción
Carcinoma basocelular El carcinoma basocelular es el responsable de aproximadamente el 75 por ciento de todos los cánceres de piel. Este cáncer, que responde excelentemente al tratamiento, se gesta en la capa de células basales de la epidermis (la capa cutánea superior) y crece con mucha lentitud. El carcinoma basocelular generalmente aparece como una protuberancia o nódulo brillante y pequeño en la piel, principalmente en las áreas expuestas al sol como la cabeza, el cuello, los brazos, las manos y la cara. Afecta comúnmente a las personas que tienen la piel, los ojos y el cabello claro.
Carcinoma de células escamosas A pesar de que el carcinoma a células escamosas es más agresivo que el carcinoma basocelular, este cáncer responde muy bien al tratamiento. Representa alrededor del 20 por ciento de los cánceres de piel. El carcinoma a células escamosas puede aparecer como nódulos o parches escamosos rojos en la piel y puede encontrarse en la cara, las orejas, los labios y la boca. Sin embargo, el carcinoma a células escamosas puede propagarse o diseminarse a otras partes del cuerpo. Este tipo de cáncer de piel generalmente afecta a personas de tez blanca.
Melanoma maligno El melanoma maligno representa el 3 por ciento de los cánceres de piel y el 75 por ciento de las muertes debido a cáncer de piel. El melanoma maligno comienza en los melanocitos, células que producen el pigmento en la piel. El melanoma maligno generalmente comienza como un lunar que luego se vuelve canceroso. Este cáncer puede diseminarse rápidamente. El melanoma maligno afecta más a menudo a los hombres y mujeres de piel clara, pero puede afectar a personas de todo tipo de piel.

Diferencias entre un lunar benigno y un melanoma:

Para prevenir el melanoma, es de suma importancia realizar un examen periódico de la piel, y familiarizarse con lunares y otras condiciones de la piel para poder advertir cambios. Según estudios recientes, ciertos lunares tienen más riesgo de convertirse en melanomas malignos. Los lunares presentes desde el nacimiento y los atípicos tienen mayor probabilidad de transformarse en malignos. Reconocer los cambios en los lunares siguiendo esta Tabla ABCD es crucial en la detección del melanoma maligno en sus etapas tempranas. Los signos de alerta son los siguientes:

Lunar Normal / El Melanoma Señal Característica
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado asimetría Asimetría una mitad del lunar no coincide con la otra
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado borden Borden el borde (contorno) del lunar es desigual o irregular
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado color Color el color del lunar no es uniforme
Fotografia comparando un lunar normal y melanoma enseñado diámetro Diámetro el diámetro del lunar es mayor que un borrador de lápiz
Fotografias usadas con el permiso del Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute)

La apariencia de los melanomas es muy variada. Algunos presentan todas las características ABCD mientras que otros sólo muestran cambios de una o dos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Qué es un factor de riesgo?Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la dieta, su historia familiar, o muchas otras cosas. Distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.Aun cuando estos factores pueden aumentar los riesgos de una persona, éstos no necesariamente causan la enfermedad. Algunas personas con uno o más factores de riesgo nunca contraen la enfermedad, mientras otras la desarrollan sin tener factores de riesgo conocidos.

Pero el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede ayudar a guiarle en las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de comportamiento y el ser monitoreado clínicamente para la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo del melanoma?

El cáncer de piel es más común en las personas de tez blanca, especialmente las que tienen el cabello rubio o rojo y los ojos claros. El cáncer de la piel es raro en niños. Sin embargo, nadie está a salvo del riesgo del cáncer de piel. De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute), a casi la mitad de los estadounidenses que alcancen la edad de 65 años se les diagnosticará cáncer de piel en algún momento de su vida. Otros factores de riesgo incluyen:

  • Antecedentes familiares de melanoma.
  • Exposición al sol.
    La cantidad de tiempo bajo el sol sin protección influye directamente sobre el riesgo de cáncer de piel.
  • Las quemaduras solares en la infancia.
    Los estudios han demostrado que las quemaduras solares que se producen temprano en la vida de la persona aumentan el riesgo de cáncer de piel años más tarde.
  • Muchas pecas.
  • Muchos lunares comunes (más de 50).
  • Nevo displásico.

Prevención del cáncer de piel:

La Academia Americana de Dermatología (American Academy of Dermatology, su sigla en inglés es AAD) ha iniciado una campaña de prevención del cáncer de piel ,y recomienda tomar las tres medidas siguientes para protegerse del sol:

Siempre use ropa protectora, incluido un sombrero de ala ancha (cuatro pulgadas).

Ocúltese del sol del mediodía, entre las 10 a.m. y las 4 p.m., y aplíquese un buen protector solar en todo el cuerpo.

Los protectores solares de amplio espectro con SPF 15 o superior se deben utilizar con regularidad, incluso en los días nublados.

La AAD y la Fundación para el Cáncer de Piel (Skin Cancer Foundation) recomiendan tomar las seis medidas siguientes para reducir el riesgo de quemaduras solares y de cáncer de piel.

  1. Reduzca al mínimo la exposición al sol del mediodía, entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
  2. Utilice un protector solar, con un SPF 15 como mínimo, que le brinde protección contra los rayos UVA y UVB, en todas las partes del cuerpo expuestas al sol.
  3. Aplique el protector solar cada dos horas, incluso en días nublados. Repita la aplicación después de haberse metido en el agua o si ha sudado mucho.
  4. Cubra el cuerpo con ropa adecuada y proteja la cara del sol. Los sombreros dan sombra tanto sobre la cara como la parte posterior del cuello. El uso de gafas para el sol reduce la cantidad de rayos que recibe el ojo, pueden filtrar hasta el 80 por ciento, y protegen los párpados y el cristalino.
  5. Evite la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de lámparas solares o bronceadores de salones de belleza.
  6. Proteja a los niños. Evite su exposición al sol en los horario en que éste es más intenso (entre las 10 a.m. y las 3 p.m.) y aplique protector solar en abundancia y con frecuencia a los niños de 6 meses de edad en adelante.

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics o APP, por su sigla en inglés) establece que debe aplicarse protector solar a los bebés menores de 6 meses si no llevan la vestimenta adecuada o no se encuentran protegidos a la sombra. Los padres deben evitar la exposición solar de sus hijos y deben vestirlos con ropa ligera que cubra la mayor superficie de la piel. Sin embargo, los padres también pueden aplicar una cantidad mínima de protector solar en el rostro y el dorso de las manos del bebé.

Recuerde que tanto la arena como el pavimento reflejan los rayos UV incluso debajo de la sombrilla. La nieve es también un buen reflector de rayos UV. Las superficies reflectantes pueden reflejar hasta el 85 por ciento de los rayos solares nocivos.

Recuerde que tanto la arena como el pavimento reflejan los rayos UV incluso debajo de la sombrilla. La nieve también refleja los rayos UV. Las superficies reflectoras pueden reflejar hasta el 85 por ciento de los rayos solares nocivos.

Cómo realizar el autoexamen de la piel:

La detección temprana del cáncer de piel o de lunares sospechosos es la clave para el éxito del tratamiento de la enfermedad. El autoexamen de la piel suele ser el primer paso para detectar el cáncer de piel. La Sociedad Americana del Cáncer sugiere los siguientes métodos de autoexamen:

(Necesita un espejo en el que se pueda observar de cuerpo entero, un espejo de mano y una habitación bien iluminada.)

  • Examine su cuerpo frente al espejo de frente y de espalda, luego ambos perfiles con los brazos levantados.
  • Doble los codos y observe detenidamente los antebrazos, la parte posterior de la porción superior de los brazos y las palmas de las manos.
  • Observe la parte posterior de sus piernas y pies, los espacios entre los dedos y la planta del pie.
  • Observe la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo con la ayuda del espejo de mano.
  • Examine la espalda y las nalgas, también con el espejo de mano.
  • Familiarícese con el aspecto de su piel y reconozca lunares, pecas y otras marcas.
  • Manténgase alerta ante los cambios de cantidad, tamaño, forma y color de las zonas pigmentadas.
  • Siga la Tabla ABCD cuando examine los lunares de otras áreas pigmentadas y consulte inmediatamente a su médico si nota algún cambio.

Fuente: The University of Chicago Medical Center.

Visítanos en  nuestra Aula Virtual. Cursos Online en Salud

www.CapacitacionesOnline.com

Deja un comentario